domingo, 9 de octubre de 2016

Poemas de Teresa Leonardi Herrán




.....En la oscuridad de los orígenes

Siameses en la cueva de Madre
en su matriz sin tiempo
Panes mutuos las bocas común vino las sangres
de nosotros manaba el denso paraíso
Alternativamente macho y hembra
de quien esa holoturia creciente entre las piernas
de quien la madreperla su corola deseante
Afuera la ley del Padre
su mentirosa claridad fundando diferencias
su sombrío bisonte agrietando lo Uno
al corazón andrógino volviéndolo
este doble sollozo de cuerpos discontinuos



......En días no nacidos 


A veces pienso cosas que ya nunca serán
tú a mi lado dormido
apagado el tumulto de los ojos
el inasible corazón bogando en el océano del sueño
todo tu cuerpo dulce y quieto
como si madreperlas de carne lo hubieran consumido
Qué ajena preocupación sería entonces la muerte
Sobre tu pecho calmo sólo soñar la vida yo podría
y de tu mano abierta para la soledad de mi mejilla
brotaría la infancia rediviva

Tú a mi lado dormido en días no nacidos
cuando mi sed que busca a dios lo hubiera hallado
en la creciente luna de tu sangre

.

.............de Noticias de los Comulgantes
.

.........Regreso de Orfeo


Crecía en el aire el agua de una campana
al principio imperiosa luego suplicante
volcando su claridad merovingia en los oídos
(salvo en los de la vieja cuidadora de gansos
mujer de la edad de piedra con su rito
de honrar a los dioses pastoreando animales)
confundiendo a los gallos heraldos
que anunciaban el huevo de una mentida lluvia.

Tú venías es esa agua convocadora de otros tiempos
nombrándome como entonces (cuando habitantes
de un idéntico sueño)
“aquí yace Teresa esa es la tierra que hoy araron sus ojos
hoy ocupada por su cuerpo”
antes ay mucho antes de que emprendieras el viaje a los
infiernos
Para buscar a eurídice
y ahora regresabas diciéndome
que la habías perdido para siempre.

Poco a poco tu rostro como un humo
fue cuando el felino memoria como una hijo pródigo
volvió después de amargo viaje a la guarida del olvido
y solo retuve parte de su plateada cola
una mecha de su pelaje azul
batíscafo con el que desciendo a un abolida tiempo
donde tu claro corazón aún vive
edificando el vuelo de los pájaros.

Nació en Salta en el año 1938. Poeta, traductora y docente universitaria. . Es coordinadora de talleres de poesía.Cofundadora de la Asamblea permanente de los Derechos Humanos en Salta La Secretaría de Cultura de la Provincia de Salta la distinguió con el Primer Premio Anual de Poetas Éditos. Ha recibido. Su producción, variada y amplia, ha sido objeto, la más variada de las veces, de excelentes críticas y comentarios. Entre otros, se citan sus libros de poesías: "Incesante memoria", "El corazón tatuado", "”Blues contra el contraolvido”, Rizomas", “Noticias de los comulgantes”

viernes, 24 de junio de 2016

¿Escribes para mujeres?

Lunes 31 de julio de 2006, por Laura Freixas

Artículo cedido expresamente por la autora para Ciudad de Mujeres

Si usted no ha oído nunca esta pregunta, es seguro que:

- a) no es usted escritora (aunque puede muy bien ser escritor);
- b) no lee, no oye ni escucha entrevistas a escritoras (aunque se interese por las entrevistas a escritores), o bien:
- c) vive en Marte.
De lo contrario, habrá usted escuchado o leído (si le interesa la literatura), formulado (si es usted entrevistador) y en el peor de los casos (si es, ¡ay!, escritora) tenido que contestar cinco mil veces a la pregunta que da título a este artículo. Con ánimo, pues, de variar, ya que no la pregunta, al menos las respuestas, me permito ofrecer algunas sugerencias. (Y quién sabe, con un poco de suerte, hasta podría ser que en el siglo XXIII nos pregunten otra cosa.)

Respuesta breve: No.

Respuesta exhausta: Nooooo...

Respuesta bumerán: Cuando usted entrevista a un escritor varón, autor de una novela protagonizada principal o exclusivamente por varones, ¿le pregunta si escribe para hombres?

Respuesta paciente: El hecho de que yo sea mujer y de que la mayoría de mis personajes lo sean también no significa que yo escriba para mujeres, ni sobre mujeres. Sean mujeres, barceloneses o pelirrojos, mis personajes son ante todo seres humanos, y las cuestiones que planteo a través de ellos son cuestiones humanas, es decir, universales. Tan absurdo es pensar que las mujeres escriben para mujeres como dar por supuesto que los japoneses -pongo por caso- escriben sólo para japoneses.

Respuesta matizada: Algunos de los temas (no todos, ni mucho menos) que toco a través de mis personajes femeninos son, en efecto, temas de género, del mismo modo que -por poner un ejemplo- Yukio Mishima plantea en sus novelas algunas cuestiones específicamente japonesas. Pero lo que hace que una obra sea más o menos universal es su calidad, y no el hecho de que esté más o menos enraizada en unas circunstancias específicas.

Respuesta originalísima: No hay literatura de hombres ni literatura de mujeres, sólo hay buena o mala literatura.Traducción de la anterior: Ya sé que lo que de verdad me estás preguntando, so merluzo, es si yo hago literatura para mujeres en vez de buena literatura; y lo que yo te estoy contestando, toma nota, es que, efectivamente, existe una buena literatura y otra mala, pero eso no tiene nada que ver con que sea de o para hombres o mujeres, a ver si os enteráis, ceporros, que sois unos ceporros.

Respuesta pedante: Como decía Barthes, escribir es un verbo intransitivo y por lo mismo que no admite complemento directo, tampoco lo admite indirecto.

Respuesta belicosa: Por supuesto, y advierto desde aquí a cualquier hombre al que pudiera ocurrírsele la estrafalaria idea de leerme, como no sea con dispensa del Primado de las Españas ratificada por el Santo Oficio, que a la altura de la página 10 se va a probar distraídamente los pendientes de clip de su señora, hacia la 50, y sólo por hacer algo, se va a pintar de fucsia las uñas de los pies, y antes de llegar a la 100, víctima de un impulso irresistible, va a dejar el libro a un lado para llamar a sus amigas y quedar esa misma tarde en una cafetería a comer tortitas con nata y cotillear sobre Eva Sannum.

Mi respuesta: Cerrar los ojos, respirar hondo y contar hasta cien.

Publicado originariamente en “La Vanguardia”, el 9-7-01

Sonia Scarabelli, poeta rosarina

El arte de silbar

Silbo y al rato un eco se desprende,
como si llegara alto va y se queda
flotando en el aire.
Silbar no es de mujeres pero él
nos enseñaba a todos por igual,
mis hermanos y yo: silbar, nadar, pescar.
Después crecimos y recuerdo haber sentido
la soledad de ser una mujer
como quien marcha hacia el exilio,
sobre todo del padre,
que en el sueño de anoche
se apareció de pronto en una ruta solitaria.
Diferente y el mismo, como siempre,
a la luz de los faros de un coche, dice:
hija, de la vida no se huye.

Sonia Scarabelli, Rosario, Santa Fe, Argentina 1968

Fuente: María Belén Aguirre

Lección

Sabernos ir,
dijo tu voz querida,
todo está ahí,
la clave del decoro
y la nobleza
ganada de una vida
se alcanza en ese gesto.

Cierre final
del círculo, encontrado
un poco de azar
y otro, por coherencia,
por hacerse
el ciego lazarillo
de sí mismo,
poniendo el corazón
al frente de los pasos.

Estas cosas se aprenden,
me dijiste,
en parte de los libros
sí, cuando la palabra
todavía es humana
y no ha perdido
su lustre tibieza,
pero más
te enseña la tenaz
partida de los otros.
Si se van
con dolor o con pericia,
no es lo que cuenta,
importa

ese último momento,
que sin decirse ocurre,
y dicho sonaría quizás
a: Sí, te dejo ahora
y no me quejo,
seguro hubiese
querido más,
qué hacerle,
no se pudo.

Entonces pasa,
justo ahí
se suelta el alma
como un barquito,
una pequeña
barca en aguas
que ni tan frías son
ni tan profundas como dicen.

Yo creo en todo esto,
dijo tu voz querida,
y de ahí tanto esfuerzo
por aprenderlo, tanto
apuro
por no apurarme: quiero
llegar a tiempo.

Fuente: Nueva Provenza

sábado, 18 de junio de 2016

Tres poemas de Wannas

SERÁN MILLONES

Vendrán

vestidos en camisas rojas.

Proclamarán certezas

y regarán vientos en los árboles.

Vendrán

desde abajo de la tierra

y hablarán en susurros.

Sabrán qué decir

y a quién mirar a los ojos.

Vendrán del mundo subalterno

a dominarnos.

Sabrán qué hacer

y harán revolución.





HORMIGUEO

Hay cien cosquillas

en un jarro.

En un jarro de vidrio

con tapa blanca.

Se mezclan y se achican,

se confunden y se pegan.

Se cambian de nombre

las cosquillas,

se confunden.

Se esfuman y aparecen.

son siempre cien,

en un frasco.

Y son cosquillas




ARRANCADO

Acostá la ansiedad

del primer respiro.

Apagá el llanto.

Soltá lo poco que queda

de tu origen trunco.

Volcá a un lado

tu papel prematuro,

tu identidad,

tu nada de historia.

Naciste

en vientre vagabundo.

Solo duerme,

mañana

no te llamarán igual.




Natalia Massaferro, de 28 años, nacida en Gualeguaychú, Entre Ríos. De profesión Trabajadora Social. Participó de diversos talleres literarios desde los 13 años en su ciudad natal y en Capital Federal, donde reside hace ya once años. Publicó su primer libro "Durante el tiempo. Poesía para ilustrar" en marzo de 2013, y desde junio del mismo año dicta un Taller Literario en una Fundación.




miércoles, 25 de mayo de 2016

Rosario Castellanos, poemas y frases

POEMA DE ROSARIO CASTELLANOS - LA DESPEDIDA

Déjame hablar, mordaza, una palabra
para decir adiós a lo que amo.
Huye la tierra, vuela como un pájaro.
Su fuga traza estelas redondas en el aire,
frescas huellas de aromas y señales de trinos.
Todo viaja en el viento, arrebatado.
¡Ay, quién fuera un pañuelo,
sólo un pañuelo blanco!

FRASES DE ROSARIO CASTELLANOS

'Algún día lo sabré. Este cuerpo que ha sido mi albergue, mi prisión, mi hospital, es mi tumba'
'Para el amor no hay cielo, amor, sólo este día'
'No es que el poeta busque la soledad, es que la encuentra'
'Matamos lo que amamos. Lo demás no ha estado vivo nunca'
'Éramos el abrazo de amor en que se unían el cielo con la tierra'
'El que se va se lleva su memoria, su modo de ser río, de ser aire, de ser adiós y nunca'
'Damos la vida solo a lo que odiamos'

sábado, 21 de mayo de 2016

Un poema de Ivonne Bordelois

VIENE LA VIDA A VISITARME
Vino la vida a mí
con ojos de torcaza y delantal celeste
mi vida vino caminando jueves
alta y silenciosa y distraída
ella siempre sonríe como si fuera vida de otro
alguien que no conozco y sin embargo vagamente me recuerda
Viene mi vida y me saluda suavemente
como si enferma yo estuviera,
como lejos.
Ella despide un aroma a veranos olvidados,
 a caballos de infancia,
a carta que no fue.
Viene lenta y las manos cargadas de castañas
como si fuera el tiempo de antes
ella se sienta frente a la ventana
trae viento,
jirones de palabras que tuvimos,
alguna foto tuya,
un vals.
Yo la miro quedarse
-sus ojos de torcaza, su delantal celeste-
tanto la miro que de pronto
ya no está más y cruje
tiernamente su paso por la puerta del fondo
y sé que es nunca
ya
Y sé que es tarde.
Ivonne Bordelois: Escritora Argentina.  (Juan Bautista AlberdiBuenos Aires1934)
Es poeta y ensayista. Se doctoró en lingüística en el Instituto Tecnológico de Massachusetts con Noam Chomsky y ocupó una cátedra en la Universidad de Utrecht (Holanda). Recibió la beca Guggenheim en 1983. Ha escrito varios libros, entre los cuales se destacan El alegre Apocalipsis (1995), Correspondencia Pizarnik (1998) y Un triángulo crucial: Borges, Lugones y Güiraldes (1999, Segundo Premio Municipal de Ensayo 2003). En Libros del Zorzal ha publicado La palabra amenazada (2003), Etimología de las pasiones (2005), A la escucha del cuerpo (2009) y Del silencio como porvenir (2010). Ganó el Premio Nación-Sudamericana 2005 con su ensayo El país que nos habla.

jueves, 22 de octubre de 2015

Sentencias de aparecida, Patricia Boero


Sentencias de aparecida  I



El otoño diligente
se tendió sobre el labio,
la luz previó su estela
de aire curvo;
entre destino y profecía
el alma se aquietó
a la espera del verbo.
Balaban sus corderos.

No era un sueño
la senda del vellón.

No era un sueño su nombre
ni su casa.

* * *

Dijo todo
dijo nada
como quien nunca dice
moneda o indulgencia.

Dijo: la noche es grave
y el lobo solitario
sobrevive en el hombre
que sonríe a la zarpa
y al designio del hambre.
El bosque transparente
lo vio clarear un día
sobre el puente de mando
y en el corral del sueño
la música saltó
como un diestro animal
umbrales y querencias.

La inminencia del sol
predestinado
le dio en la frente
y supo.

Dejen morir su andar
en vuelo frágil
y avenidas dispares,
cielo abajo.

Dejen vivir sus pasos
puente arriba
donde los bosques
arden hierba y agua.

* * *

Yo no cegué mis ojos.
Fue el azar extraviado de las aves
que dictaron oráculos
y pronunciaron juicios
sobre un mapa cercado.

Yo soy quien va y sostiene
la punta del puñal
con una estrella

mi dedos encendidos
llevan en alto un faro
que me esquiva,
mi boca aunque pronuncia
sólo elude la rúbrica final
y lo que escribo
es tajo y cicatriz,
pulso en mi canto.
Yo no cegué mis ojos.

* * *

De más en la subasta
de gloriosos engaños,
sobrando en transacciones
de quien demanda y niega,
ajena ante los bordes
de las manos que ahorcan,
de innumerables brazos propietaria,
ahogada por las rosas
que a su boca aromaron.

Yo no cegué mis ojos
sino que fui y lavé
en un pozo de luna
los hilos enredados
de la niebla.

Y nunca quise ver más que la casa
y el confín de los campos
en redor.

* * *

Clavó el país su encrucijada
y el cincel de la voz talló preámbulos.

La mano que fundía el hielo del acero
silenció la gratuidad de la campana;
la mano de la traza del polvo sobre el aire
extrajo del guijarro su trayectoria hostil
hacia mi frente.

Hoy me miro al espejo
llevar entre los ojos la marca del transido.

Vibrante hilera de incisiones
donde aún laten los ritos
de la palabra indestructible. 


Patricia L.Boero - Argentina - 
Patricia L. Boero es poeta. Dirigió  la revista Zona Moebius y es autora de tres libros de poesía aún inéditos.

Libros de Patricia L.Boero editados en adamaRamada

[Portada]Cartas de la Nombradía
Colección: Poesía
144 páginas, 21×15 cm. 
Precio: 18,00 €
ISBN 84-934056-2-0
Primera edición, octubre 2004